Brasil es el país con mayor biodiversidad del mundo, sin embargo, cuenta con 105 especies de animales amenazadas de extinción, entre mamíferos, reptiles y anfibios, y sin contar peces, aves y los invertebrados de todo tipo, según un mapa de la fauna en peligro lanzado hoy por el gobierno.

De acuerdo con el Mapa de la Fauna Amenazada de Extinción, publicado por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), entre los animales amenazados hay 69 especies de mamíferos, 20 de reptiles y 16 de anfibios.

La publicación muestra la distribución geográfica de esos animales que “enfrentan mayor riesgo literalmente de desaparecer del mapa”, así como sus nombres científicos y populares, y las categorías de amenaza en que se encuentran (alta, media o baja).

El mapa que presentó el gobierno de Brasil fue elaborado con la información suministrada por el también estatal Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama).

Los cálculos del Ibama indican que el número de especies y subespecies de animales amenazados en el país llegaba en 2003 hasta 394, incluyendo aves e invertebrados terrestres como los insectos, pero sin tener en cuenta peces e invertebrados acuáticos.

Entre las especies amenazadas incluidas en el mapa figuran algunas bastante conocidas en el país y que están en “crítico peligro de extinción” como la ballena azul, el manatí marino, el micoleón de cara negra, el ratón candango, la tortugadecouro y la boa de cropan.

Según el organismo, el caso más grave es el de la rana tropical conocida científicamente como Phrynomedusa fimbriata, de la cual hoy ya no hay rastros tras haber limitado su hábitat hace algunos años a un pequeño distrito de la ciudad de Santo André, en el cinturón industrial de la ciudad de Sao Paulo.

Según los organizadores del mapa, la devastación de la cobertura vegetal del país y las diferentes formas de extracción “han contribuido considerablemente para diezmar la fauna, lo que significa pérdida de biodiversidad”.

“La desaparición de los hábitats naturales es uno de los principales factores que aceleran el proceso de extinción de los animales, junto con otras amenazas como la caza predadora y la contaminación”, asegura el Instituto en un comunicado.

Según el organismo, la intención de la publicación de un mapa de especies amenazadas es generar concienciación ambiental y permitir la discusión pública de programas de protección y de recuperación de la fauna.

El mismo Instituto lanzó el año pasado un mapa con las aves amenazadas de extinción y está preparando otro, para ser publicado el próximo año, con las 130 especies y subespecies de insectos y otros invertebrados terrestres en riesgo. Para 2008 está prevista la publicación de un cuarto mapa con los peces e invertebrados acuáticos amenazados.

EFE