Las piedrecitas del acuarioLas piedrecitas son un elemento indispensable en todo acuario. Puede parecer que no son más que una opción estética, pero son básicas para el bienestar de sus habitantes. De hecho, algunos de ellos morirían si no se introdujeran piedrecitas en el hábitat artificial. La razón es obvia: en los ríos, mar y océanos están presentes las rocas y son necesarias para realizar determinada funciones. Por ello, hay que conocer bien cuáles son los tipos que más convendrán a nuestro acuario antes de introducirlas en él.

Uno de los cometidos de las piedrecitas es la de hacer más estética la pecera en cuestión. Sus formas regulares o geométricas, de colores llamativos y una disposición vistosa y al mismo tiempo natural, harán del acuario un espacio hermosos y armónico.

Pero la función más importante es la de dar seguridad a los peces. Cualquiera se sentirá seguro y descansará mejor en un espacio en el que se pueda ocultar de manera natural ante cualquier ruido o movimiento externo. Si no incluimos piedrecitas, es muy posible que con el tiempo los peces padezcan de estrés e, indudablemente, empeorará su calidad de vida y acortará su existencia.

El apareamiento y la reproducción también suele requerir la existencia de éstas principalmente a la hora de fijar los huevos. En este caso, es necesario utilizar un acuario específico de cría ya que, de lo contrario, el resto de peces se comerían los huevos.

En caso de tener tortugas en el acuario, las piedras deben tener la función esencial de servir de plataformas en las que éstas se pueden apoyar para respirar. De lo contrario, deben subir constantemente a la superficie, lo cual les produce estrés.

En general, podemos decir que las piedras son necesarias para que los peces puedan desarrollar todas sus actividades vitales, evitando así de algún modo los problemas que les puede acarrear el cautiverio.

El empleo de piedrecitas de distintas formas y colores nos ayudará a crear un magnífico efecto estético, aún cuando no llegásemos a introducir plantas. El uso no tiene ninguna complicación ni peligro si se respetan ciertas normas básicas.

En primer lugar, hay que elegir las piedras adecuadas para la decoración; las podemos recoger directamente del campo, pero atendiendo a ciertos detalles. No hay que colocar aquellas que tengan colores muy vivos, ya que este tipo suele deber su color a la presencia de metales pesados en su composición, que pueden liberarse en el agua del acuario y matar a los peces.

Se debe prestar atención a la composición de la roca. Hay que evitar aquellas que sean calizas o calcáreas. Éstas van disolviendo muy lentamente en el agua de nuestros acuarios, especialmente si es de PH ácido, liberando carbonato de calcio y otras sustancias, que provocan cambios drásticos en su dureza y consecuentemente, en su PH. Estos cambios pueden fácilmente matar a todos los peces ó volvernos locos intentando controlar los parámetros químicos del agua.

Debe intentar asemejarse a un fondo marino natural. En el caso de los acuarios geográficos o biotopos que simulan un hábitat natural específico, hay que tener en cuenta las características específicas de los peces y plantas del acuario. Por ejemplo, que las plantas puedan sujetarse en ellas. En estos casos es viable introducir una “roca viva”, con microorganismos y plantas.

Antes de introducir las piedras en el acuario, hay que prepararlas. Para ello hay que lavarlas abundantemente con agua y cepillarlas con un cepillo de cerdas duras para retirar todos los restos de tierra, líquenes, musgos… Al disponerlas en la pecera, además de criterios ornamentales o decorativos, hay que tener en cuenta la seguridad y funcionalidad.

Las piedrecitas siempre deben estar fijas en una posición estable. Si una se desestabiliza y cae de su posición, puede dañar a algún pez o incluso romper un cristal. La seguridad debe ser el aspecto más importante con respecto a la decoración. Si la piedra no está lo suficientemente afianzada no la coloquemos de esa manera o en ese lugar. Si queremos hacer grutas que sirvan de refugio a nuestros peces, su interior se debe de poder limpiar con facilidad (levantando la roca, por ejemplo).

Fuente: Mascotas.com